Te agradecemos, Poder Superior, por todo lo que hemos recibido durante esta reunión. Que al cerrarla, nos llevemos dentro de nosotros la sabiduría, el amor, la aceptación y la esperanza de recuperación.

Aprobada por la Conferencia el 13 de septiembre de 1991.

lenguaje-del-adios

Boletín Semanal

19 de Mayo

Resolvamos Problemas

“La vergüenza es el primer sentimiento que me pega cada vez que yo, o alguien a quien amo, tiene un problema”, dijo una mujer en recuperación.

Muchos de nosotros fuimos educados con la creencia de que tener un problema era algo de lo que debíamos avergonzarnos. Esta creencia puede hacernos mucho daño. Puede impedirnos identificar nuestros problemas; nos puede hacer sentir enajenados e inferiores cuando los tenemos, o los tiene alguien a quien amamos. La vergüenza puede impedirnos solucionar un problema y encontrar el regalo que constituye ese problema.

Los problemas son parte de la vida, lo mismo las soluciones. La gente tiene problemas, pero nosotros y nuestra autoestima, somos algo aparte de nuestros problemas. Todavía no conozco una persona que no tenga problemas que resolver, ¡ pero he conocido a muchas que se sentían avergonzadas de hablar acerca de los problemas que ya habían resuelto!

Nosotros somos más que nuestros problemas. Aunque nuestro problema sea nuestra propia conducta, el problema no es lo que somos, es lo que hicimos. Está bien tener problemas, está bien hablar acerca de los problemas, en el momento adecuado y con gente segura.

Está bien resolver problemas y estamos bien, aunque tengamos problemas o los tenga alguien a quien amamos. No tenemos por qué perder nuestro poder personal o nuestra autoestima. Hemos resuelto exactamente los problemas que hemos necesitado resolver para convertirnos en lo que somos.

Hoy dejare ir mi vergüenza acerca de problemas.